La película más antigua de la historia, remasterizada en 4K gracias a la inteligencia artificial

«La escena del jardín de Roundhay» es un cortometraje mudo de menos de dos segundos de duración, rodado a 12 fotogramas por segundo. No destaca a nivel artístico, pero sí desde un punto de vista histórico.

Y es que fue rodado en 1888, cuando Scotland Yard estaba a la caza y captura de Jack el Destripador, y tres años antes de que Edison presentara su kinetoscopio y siete años antes de que los Lumiére hicieran lo propio con el cinematógrafo… lo que lo convierte en la primera película jamás rodada.

Así se remasterizó

Ahora, un ingeniero de software llamado Denis Shiryaev ha recurrido a la inteligencia artificial para remasterizar esta película primigenia. Tuvo que trabajar con sólo 20 fotogramas, que se descargó gratuitamente desde la página web del Museo de Ciencias británico, que guardaba copias desde que restaurase los negativos originales en la década de 1930.

A partir de ese momento, Shiryaev (director de producto de una compañía dedicada a esta clase de encargos, Neural.Love) empezó a alinear los fotogramas para que los actores aparecieran en posiciones constantes en todos ellos, y aplicó un algoritmo de estabilización. La consistencia en el paso de un fotograma a otro se salvaguardó, también, ajustando el brillo.

Además de eso, mejoró la imagen: arregló parcialmente los daños provocados por la exposición solar, aplicó tecnología de restauración facial para dotar de más detalles al rostro de los actores y utilizó redes neuronales para añadir fotogramas intermedios (hasta sumar un total de 250), lo que añadió fluidez al movimiento) y mejorar la resolución hasta los 4K.

A continuación, también recurriendo a una red neuronal, Shiryaev recoloreó la escena: la coloración no es históricamente precisa, pero el efecto en el vídeo remasterizado resulta natural. Los últimos retoques para mejorar el resultado del vídeo consistieron en añadir sonido ambiental de un jardín, con canto de pájaros de fondo.

Un detalle de misterio

Un dato curioso de este cortometraje es todo el misterio que lo rodea: su autor, Louis Le Prince, desapareció misteriosamente cuando se dirigía a Londres a patentar su invento. 113 años después (nada menos), la policía descubrió en sus archivos la foto de un hombre ahogado que ahora se cree que podría tratarse de Le Prince.

Dos años después, su hijo Adolphe (el hombre joven que aparece en el vídeo) fue asesinado tras declarar en un juicio contra Thomas Edison, que se proclamaba inventor de la cinematografía. Edison terminó ganando el juicio, pero no se libró de que algunos le señalaran como responsable de la muerte de alguno (o ambos) de los Le Prince.

Source: Genbeta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *