En Polonia usan almejas en los depósitos de agua que pulsan un botón cuando detectan contaminación

Sensor de almejas

Fat Kathy Juan Antonio Pascual 30/05/2020 – 06:15

En Polonia usan almejas como sistema de alarma de la contaminación del agua. Ocho almejas tienen capacidad para cortar el suministro de agua de Varsovia. El agua que beben 8 millones de personas depende de esta «tecnología».

Vivimos en la era de los sensores biométricos. Cada vez utilizamos más sensores tecnológicos que miden desde nuestro pulso a nuestro nivel de oxígeno en sangre, o la contaminación del aire. Pero a veces ni siquiera la mejor tecnología puede superar a la Madre Naturaleza. En Polonia, por ejemplo, utilizan almejas que activan una alarma cuando el agua está contaminada. Literalmente, pueden cortar el suministro de agua de Varsovia por su cuenta.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Tal como explica el propio Departamento Municipal de Agua de Varsovia, los niveles de contaminación del suministro de la ciudad están a cargo de ocho almejas con capacidad para pulsar un botón de alarma. Cuando esto ocurre, el suministro de agua se corta al instante. Las almejas mandan.

Es una historia muy curiosa que también forma parte del documental Fat Kathy, cuyo trailer puedes ver en este vídeo:

¿Y por qué usar almejas para detectar la contaminación del agua, en lugar de algún tipo de sensor o análisis químico? Sencillamente, porque las almejas son mejores.

Estos moluscos se pasan las 24 horas del día filtrando el agua de los ríos en donde viven. Cuando detectan el más mínimo signo de contaminación, se cierran.

Los científicos polacos aprovechan este mecanismo para crear el curioso dispositivo que puedes ver en la foto de apertura de la noticia: colocan un muelle con un pulsador en la concha de la almeja y la introducen en el depósito de agua. Mientras el agua esté limpia, la almeja tendrá la concha abierta para filtrarla. Si detecta contaminación cierra la concha y esto activa el muelle, que aprieta el botón de alarma. Si más de una almeja hace lo mismo, se activa una alarma que corta el suministro de agua a Varsovia, hasta que los encargados descubran qué ha pasado.

Para que la almeja no se acostumbre al agua procesada, solo trabaja durante tres meses. Pasado ese tiempo se marca para no volver a utilizarla, y se devuelve al río de donde salió. 

En una tecnología muy curiosa pero, si funciona… ¿por qué cambiarla?

Source: Computer Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *